Felicidad

Felicidad (53)

La red es sólo por si acaso

 Si de verdad quiere lograr el plan A, ¡comience por dejar de acariciar el plan B! Esa es una artimaña del inquilino eterno de nuestra cabeza, el Autosaboteador de Metas, famoso por hacer lo que sea con tal de tener alguna sensación de tranquilidad. Fue él quien inventó eso de “Si el plan B no funciona recuerde que el alfabeto tiene muchas letras más”.

Imagen de Henrik Moses Si cada uno de nosotros es muy “especial” y la autenticidad es la regla general, tenemos que admitir –aunque nos desinfle un poco- que, en consecuencia, todos terminamos siendo normales; digamos que somos “especialmente normales”: cada quien tiene su encanto y al tiempo es muy parecido a los demás dentro del abanico de las posibilidades humanas.

 

Munra era mi villano favorito :) Las lecciones más importantes de la vida suelen quedar de herencia luego de algún episodio “muy” algo: muy hermoso, muy infernal, muy apresurado, muy contradictorio, muy empalagoso, muy. Y la clave tanto para acelerar el aprendizaje como para, de paso, ahorrarse la temporada en la psiquiatrería, está en aprender a reconocer al maestro en cuanto aparece -por más disfrazado que esté.

 

En legítima defensa de la felicidad Hay adultos que cuando toman la resolución de ser felices comienzan a bombardear con arengas de autoayuda y uno a veces no sabe si está ante un sociópata o si sólo es su amigo de siempre pasando por un trance existencial muy duro: “Lo declaro: de ahora en adelante, primero yo y mi felicidad”; “No esperes nada de nadie para que no te decepcionen”;

No necesito a nadie para ser feliz” y así en una progresión alucinante que podemos observar en primera fila por la magia difusora de las redes sociales.

 

¿Se ha hecho esa pregunta? (por favor detenga la lectura aquí unos segundos y conteste cuál sería para usted el premio gordo de la lotería de la vida antes de avanzar en el artículo): ¿ser millonario?; ¿tener el trabajo de los sueños?; ¿coincidir con su media naranja?; ¿zafarse de quien creyó era su media naranja pero resultó siendo su medio limón? Ojalá lo que tengo para decir hoy no le resulte decepcionante porque el premio mayor de esta lotería no vendrá desde afuera: el gran golpe de suerte será que en algún momento de su vida (o en muchos momentos de su vida, ojalá) la existencia de alguien sea mejor gracias a usted (gracias a su trabajo, a su amor, a su dinero, a su tiempo: a un poco de energía de la suya, pues).

 

Mientras “Administrar el tiempo” siga siendo equivalente a “Cómo-hago-para-embutir-más-actividades-en-la-misma-cantidad-de-horas”, vamos a seguir sintiendo que la vida se nos va como agua entre los dedos. No, no y no: usted no tiene que ser tan hiperproductivo como las noticias de sus amigos, a quienes según Facebook les va cada vez mejor en la vida, le hacen creer que necesita ser. Resulta que para tener mucho dinero; ser muy reconocido en su trabajo; tener un buen cuerpo; estar a la moda (en ropa, música y películas) y vivir enterado de las noticias del mundo (políticas, económicas y de farándula, aparte de los marcadores de los partidos de fútbol), para hacer todo eso a la vez, se necesita mucho tiempo y mucha energía. Y tiempo y energía son los recursos más escasos en la vida de los adultos de hoy. Por eso nos sentimos agotados y de ahí que la pregunta importante no sea “Cómo lograr hacer más cosas en un día” sino “Frente a qué hay que empezar a pensar distinto”. En la vida. 

Periódico Centro, México, 14 de junio de 2016

Periódico Centro, Mx., 14 de junio de 2016  El concepto de “Poder personal” es una de las puertas más interesantes que usted podrá abrir en su vida. Es interesante porque no se trata de la capacidad de hacer cosas sobrenaturales sino que se refiere al desarrollo de la fuerza prodigiosa que lleva cada ser dentro de sí.

Foto: José Arturo López

Foto: Jose Arturo López

El 3 de junio de 2012 fue un domingo y como los domingos para mí (sentimental de línea dura) son como pequeños treintayunos de diciémbreseses, respiré hondo y finalmente me animé a dejar atrás todo lo que conocía, no en pos de la certeza de que afuera algo mejor me esperaba con los brazos abiertos, sino tras la ilusión de sentirme viva por el sólo hecho de salir a hacer mi propio camino. En otras palabras, hoy celebro que hace cuatro años, lejos de hacer como el mico que sólo suelta su rama cuando tiene la otra bien agarrada, yo me solté por la sola dicha de soltarme.

Periódico Centro, México, 1° de junio de 2016

Periódico Centro, México, 1° de junio de 2016  Puede que no lo haya notado pero la fe y el miedo son dos caras de una misma moneda: en ambos casos se trata de la convicción mística, íntima, de que eso en lo que está pensando va a pasar. Y exactamente ahí comienza el dilema existencial: aunque a lo largo de la vida usted ha sentido en su propio pellejo lo valiente que ha sido cuando le ha puesto el alma a un proyecto en el que ha creído firmemente; y no obstante el hecho de que sabe (porque sabemos) que el miedo siempre –siempre- paga con infelicidad, cuando llega ese momento con el que tanto soñó y se encuentra delante de la posibilidad de experimentar o de tener lo que siempre quiso, se le activa el comando de la (mal interpretada) madurez y se dice en su diálogo interno: “Yo ya aprendí la lección y sé que es mejor desconfiar, ir muy despacio, porque ‘De eso tan bueno no dan tanto’ y la verdad es que ‘Sin dolor no hay recompensa’.

Periódico Centro, México, Ed.371

Periódico Centro, México, Ed.371  Si bien es posible que actuar con la cabeza le haya puesto donde está, es aún más probable que actuar con el corazón sea lo que le pondrá donde realmente quiere estar: comenzar a involucrar los sentimientos en sus decisiones puede ser su verdadera revolución.

Página 4 de 4

Buscar

© 2020 Sylvia Ramírez. Todos los derechos reservados.

Buscar